The Last Fighter Capítulo 9

Capítulo 9: Bolivia, Burkina Faso, España y Jamaica, realidades diferentes.

17 de enero de 2020, Bosque de Kibune, Kioto, Japón.

Un nuevo día de entrevistas estaba a punto de comenzar y todos los participantes del torneo estaban terminando sus respectivos entrenamientos para estar en sus hogares cuando todo comenzara, nadie quería perderse a ninguno de los nuevos peleadores que se presentarían en este importante evento, más aún, considerando que aún faltaban muchos países que podrían tener un representante muy interesante. En Kioto, Japón, se escuchan fuerte golpes a los árboles en el bosque de Kibune, no era un ruido estremecedor ni mucho menos, era casi como si fueran el aire que estaba golpeando en estos, cosa extraña considerando que lo hacia una persona y no el viento.

-Continua, si te detienes ahora no podrás perfeccionar tus golpes silenciosos…-se podía escuchar la voz de un hombre que se encontraba arriba de los árboles, usaba una máscara que cubría su cara por completo y usaba un traje parecido a los samuráis antiguos, era muy extraño ver personas con ese tipo de trajes-si no puedes controlar esos golpes no podrás pasar del primer combate Akiko….

-Ya deja de estarme molestando anciano, lo único que haces es criticar todo lo que hago, me sentía más aliviada cuando entrenaba sola…-Akiko era una chica hermosa con un cabello de color morado y una piel albina, usaba un uniforme de karate con un listón negro en su cintura, por lo que no se podía entrar en detalle como era esta, aunque si se podían ver los hermosos ojos color castaño oscuro de la chica-lo único que quiero es poder seguir entrenando tranquilamente sin molestia alguna…

Este último comentario hizo que el hombre saltase del árbol y le diese un fuerte golpe en el estomago a la chica, esto hizo que la Akiko se arrodillara sin poder respirar, fue una gran sorpresa el ver que con tan solo un golpe pudo dejarla noqueada o algo peor, no por nada el hombre era considerado como uno de los mejores maestros en todo Japón luego del maestro Inoue, aunque esto solo frustraba en gran cantidad a la chica japonesa.

-Al parecer te has vuelto a equivocar chiquilla, ¿crees que con esa resistencia lograras realmente vencer a alguno de tus oponentes? Lo más probable es que ellos te darán una paliza peor que la mía…-el hombre coloco sus manos en su espalda y comenzó a caminar lentamente hasta poner su mano en el árbol, se notaba que, aun teniendo una gran fuerza, aun disfrutaba de las cosas simples como solo tocar un simple árbol, aunque esto le parecía muy raro a Akiko-aun tenemos tiempo de seguir aumentando tu fortaleza y tu defensa, pero será mejor que dejes de comportarte como una chica mimada y comiences a tomarte el torneo de manera más seria, porque no solo estas participando por ti, sino que representas a todo un país, todos quieren que representes de gran forma a nuestro gran país asiático, ¿y tú? ¿aun quieres solo comportarte como una niña pequeña o quieres ser la verdadera luchadora que el país quiere?

-¡Deja de molestarme!-Akiko lanzo un fuerte golpe que hizo que el hombre saltara rápidamente y viese como la chica japonesa rompía 10 arboles de un solo golpe, lo curioso fue que este golpe no se escucho ni mucho menos, parecía como si esta hubiese lanzado una cachetada al aire o algo por el estilo, esto sorprendió en gran medida a los dos, más a Akiko que no quería reconocer que el entrenamiento estaba teniendo frutos-esto no prueba nada, aun siento que puedo lograr las cosas por mi misma… no necesito tu ayuda…

-Quizás tengas razón, pero, para estar seguros, me quedare cerca para observar si tienes algún tipo de dificultad, no queremos que te pase nada antes del torneo internacional, ¿no es así?-el hombre volvió a saltar hacia el árbol y comenzó a observar en silencio a Akiko, lo que hizo que esta diese un fuerte suspiro al ver que no se desharía tan fácil del sujeto, aunque no podía perder la concentración, debía seguir entrenando todo lo que pudiese para seguir aumentando su fuerza y su fortaleza, aunque tampoco podía perderse las entrevistas para conocer a sus nuevos rivales-"nada mal pequeña, estas demostrando la razón por la que te volviste la representante de Japón… me pregunto si podrás seguir avanzando así de bien el resto del torneo…"

17 de enero de 2020, El Alto, Departamento de La Paz, Bolivia.

El nuevo día había comenzado y empezaba con un país latinoamericano, ya antes se habían presentado Brasil, Ecuador, Argentina y Panamá, ya todos estaban ansiosos de conocer al nuevo o la nueva representante para ver como era, conocer su historia y ver su estilo de lucha. El nuevo destino del grupo de entrevistadores era Bolivia, en la ciudad de El Alto para ser más precisos, la segunda ciudad más poblada de todo el país. Era una jungla de edificios y casas, era muy fácil el perderse y más considerando que el representante no se encontraba en su hogar, al parecer se encontraba trabajando en un hotel cercano y no les quedaba más opción que ir a verlo hasta allá para no perder más tiempo, no sería la última vez que tuviesen que ir a ver a los luchadores en sus lugares de trabajo, ya que existía esa posibilidad de que no hayan podido tener un día libre para su entrevista o porque no era necesario.

No tardaron mucho en encontraron el Hotel Alexander, uno de los mejores hoteles de El Alto y se podía ver desde la parte de afuera que se veía como un lugar hermoso, de clase, un perfecto lugar para poder hospedarse y dar un tour por la gran parte de Bolivia. Creyeron que sería un poco difícil el encontrar el representante, pero vieron que este se encontraba en la recepción saludando a todos los que llegaban al lugar y recibió al equipo con una sonrisa, aunque esto luego les causaría una gran duda.

-Sean bienvenidos, ¿vienen por la visita guiada por la ciudad de El Alto? Les diré que llegaron un poco más temprano de lo que yo imagine…-el chico no se lo estaba dejando fácil al equipo, aunque estos no dudaron ni un segundo y comenzaron a preparar todo el equipo de entrevista para así comenzar con el nuevo día, aunque esto solo hizo que el chico boliviano quedara algo extrañado y confundido.

-De Bolivia – Samuel Marani -la sorpresa en el rostro de Samuel era obvia, fue más notorio cuando gran parte de los televidentes vieron esta expresión y se rieron de la cómica situación, aunque eso solo era al principio, el chico boliviano era alto, de 1.78 para ser más precisos, tenía un cabello negro con ojos castaño oscuro y una piel de color trigueño, se notaba como una persona sería y reservada, aunque no se veía como alguien agresivo o algo por el estilo, vestía una camiseta verde de mangas largas que se arremangaba hasta el codo, usaba pantalones de jeans grises con zapatillas de color negro con blanco, además de llevar un collar que tenía un símbolo algo llamativo, el grupo infirió que se trataba de una reliquia familiar. Aun se podía ver algo de confusión en el rostro de Samuel hasta que por fin pudo hablar.

-Esperen, ¿Qué? ¿vienen a entrevistarme para el torneo?-al fin Samuel pudo decir algo al respecto de lo que estaba pasando, aun se podía ver la sorpresa en su rostro y más la confusión por saber lo de la entrevista, al parecer no esperaba la llegada del equipo ese día o quizás fuese algo más-¡mierda! Lo había olvidado por completo, no puedo hacerles la entrevista en estos segundos, estoy a la espera de que lleguen un grupo de turistas y ni podre atenderlos como es debido…

Las cosas no se veían para nada bien para el comienzo del quinto día de entrevistas, Samuel no quería realizar la entrevista y esto solo conllevaría a tener un retraso para poder realizar las demás entrevistas del día, lo que no le estaba gustando para nada a Leo. Envío un correo lo más rápido posible para que lo leyesen el equipo de entrevistadores, no se podía quedar de brazos cruzados viendo como todo el esfuerzo de los otros días se estaba desapareciendo por solo una persona. El grupo recibió el mensaje y, antes de que Samuel saliese del lugar, le mostraron un cartel pidiendo que debía seguir la entrevista o su país sería descalificado del torneo, lo cual hizo que el chico boliviano diese un fuerte suspiro y mirase a la cámara.

-Ok, hagamos esto, les comentare quien soy y tratare de ser lo más breve posible para así volver con mi trabajo, ¿les parece bien?-Samuel pudo ver como el equipo de entrevistadores asentía a su solicitud y tomo una silla que tenía cerca para poder continuar con la entrevista, no podía permitir que su país fuese descalificado del torneo internacional y menos si no podía cumplir su sueño-bueno, primero que nada, soy Samuel Marani, tengo 28 años y soy de la ciudad de El Alto del departamento de La Paz aquí en Bolivia.

Al fin había comenzado la entrevista de Samuel, ya los representantes de cada país estaban atentos a todo lo que este pudiese decir, incluyendo el estilo de lucha que era lo más importante para saber como podrían derrotarlo en un presunto combate. Solo en Chile y Perú conocían al chico boliviano, sabían como era enfrentarse a este, su estilo y su verdadera fuerza, no era alguien que había que tomar a la ligera, por lo menos ellos no lo harían.

-Desde que tengo 11 años que practico las artes marciales mixtas para mejorar mi condición física y así poder ayudar en todo lo que se me pida en el trabajo, además de ser, en este caso, un guía turístico, se hablar inglés, portugués, francés, entre otros muchos idiomas-se notaba que Samuel era alguien culto y esforzado, no era alguien que le gustase recibir las cosas como regalo o limosna, el quería demostrar su valía en todo sentido para así salir adelante con todo lo que este se propusiera-he ganado variados torneos locales y me gane el apodo del murciélago boliviano, todo por la precisión de mis ataques, mi agilidad y esas cosas que dice la gente cada vez que me ve luchar…

Samuel empezó a apresurar un poco la entrevista, se notaba que quería que todo estuviese listo para que este pudiese estar preparado para cuando llegasen los turistas al hotel, no mucha gente estaba entusiasmada con el chico boliviano, no había mucha fanaticada y más considerando que este no se mostraba muy entusiasmado por el torneo, aunque eso era lo que la gran mayoría sentía con la simple entrevista.

-Verán, quise entrar a este torneo para así poder ayudar a mis padres y que tengan más cosas para comer, ya que ellos viven en una de las aldeas cercanas a las amazonas y no quieren salir de ahí, por que yo hago todo lo que sea necesario para ayudarlos, por eso trabajo aquí y también realizo trabajos nocturnos, aun con eso no me da el suficiente efectivo como para poder ayudarlos y seguir adelante para yo también sobrevivir con algo de dinero-en cuanto Samuel comento esto la gente comenzó a tomarlo más en consideración, se notaba que en realidad era un chico muy humilde y que realmente respetaba a su familia, más cuando vieron que este tomaba con fuerza su amuleto del cuello, él no quería que a su familia le faltase nada y sería capaz de dar hasta su propia vida para que estos estuviesen por completo bien-entre al torneo para poder ayudar a mi familia en lo que más pueda, no quiero que ellos mueran ni mucho menos, aun no es su hora, aun los necesito conmigo…

Las palabras del chico boliviano hacían que todos se tocaran el corazón y comenzaran a comprender la situación que vivía, varios luchadores se sintieron identificados con su historia, pero eso no significaba que le dejarían el camino tan fácil para poder seguir avanzando en el torneo, todos tenían que luchar para conseguir cumplir sus metas y sueños. Ya cuando todo iba bien, cuando la entrevista seguía su curso, Samuel pudo ver como el verdadero grupo de turistas entraba al hotel y miraba por todos lados algo confundidos, era el momento en que el chico boliviano tenia que cortar la entrevista.

-Disculpen, pero no puedo seguir con la entrevista, ya es hora de que vuelva al trabajo…-Samuel se levanto del asiento de golpe y tomo sus cosas de su escritorio para dirigirse a donde estaba el grupo de personas, pero uno de los miembros del grupo de entrevistadores le mostro lo que tenia que decir antes de irse y así dar por terminada la tan corta entrevista-nos veremos en torneo…

El grupo de entrevistadores vio como Samuel se iba corriendo con el grupo de entrevistadores sin despedirse ni mucho menos, no quisieron darle más vueltas al asunto y decidieron guardar sus cosas para poder salir del hotel lo más rápido posible, también le dieron aviso al otro grupo para que se pusiera en marcha con la siguiente entrevista. No se dieron cuenta que Samuel los quedo mirando con una cara algo seria, al parecer no había quedado conforme con su entrevista, pero ya no había vuelta atrás, no podía desconcentrarse de su trabajo y menos por el torneo internacional, aun tenia que velar por el bienestar de sus padres, debía preocuparse de cumplir con sus horas respectivas para así conseguir dinero suficiente para así alimentar a sus padres.

17 de enero de 2020, Casa de Alexis, La Serena, Chile.

Luego de la entrevista de Bolivia, Alexis desvío su mirada para observar como su hermana estaba metida en su celular sin prestarle atención ni a la televisión ni a este, se notaba que se había recuperado por completo y que ya podía hacer las cosas por ella misma. Alexis aun sentía el dolor de su estomago luego de la pelea con Caroline, era un dolor que no desaparecería pronto y que debía resistir para poder continuar con el entrenamiento, pero aun había algo que le inquietaba al chico chileno, como si algo lo estuviese confundiendo más y más de si su decisión era la correcta o no, era una duda que no lo dejaba dormir por las noches y menos el poder concentrarse completamente cuando entrenaba.

-Si sigues tan pensativo se te quemaran las neuronas que aun te quedan…-Tamara comenzó a reírse burlescamente haciendo que Alexis la mirara con algo de furia, se notaba que la idea de su hermana era alterarlo para que perdiese la concentración y le prestara más atención a lo que fuese que esta necesitaba-aunque, también te puede afectar el animó si sigues pensando las cosas… yo creo que solo deberías disfrutar el momento y luego pensar en lo que está sucediendo en realidad, a veces eso es lo mejor…

-Quizás… aun no se si lo que hago es lo correcto o no…-Alexis quedo algo sorprendido al escuchar a su hermana hablar así, le daba mucho orgullo el ver que su hermana pequeña estuviese madurando tan rápido y comprendiese las cosas desde otra mirada, lo que lo hacia pensar si este ya podría volver a ser lo que alguna vez fue-pero, tal vez el seguir entrenando pueda llevarme a la verdadera respuesta que necesito… aunque aun siento que no podre descubrirlo sin…

-Descuida… mejor por ahora concéntrate en las entrevistas, aun quedan tres luchadores que conocer…-Tamara dejo su teléfono a un costado y comenzó a mirar la televisión junto a Alexis, no quería dejar a su hermano solo con todo, quería ayudarlo en todo lo que pudiese para que así pudiese pelear con todas sus fuerzas en el torneo internacional.

17 de enero de 2020, Bobo Dioulasso, Burkina Faso.

Llego el momento de que se presente uno de los países del continente africano, no era extraño el ver algunos países de este continente en diversos campeonatos de fútbol, aunque en categorías de lucha no se veían muchos en comparación a otras zonas como Europa, Oceanía, Asía y América. Cuando el grupo de entrevistadores llego al lugar pudieron ver lo que varias personas le habían comentado, se notaba que la ciudad no era para nada fea ni mucho menos, pero si se podía notar la pobreza que sufría el país, en su viaje a la ciudad de Bobo Dioulasso se pudieron ver varias zonas muy demacradas o algo destruidas, no cabía dudas de que el país estaba sufriendo de una pobreza horrible y de que por eso, gran parte de la población se ha ido a otras naciones, incluyendo al representante del país.

Por fin llegaron al antiguo hogar del representante de Burkina Faso, se veía algo deteriorada y desarreglada, se notaba que nadie la estaba cuidando desde hace mucho tiempo, se le había solicitado al representante que estuviese en el país para realizar el proceso de entrevista, pero que luego de eso se podría retirar del lugar sin ningún tipo de problema.

El equipo fue recibido por el chico que representaba a Burkina Faso de una manera amable y algo tímida, se notaba que era alguien reservado y que mostraba sentirse algo incomodo estando en su antigua casa, pero el equipo debía cumplir con el trabajo que se les había asignado, por lo que prepararon todas las cosas de manera rápida y cortaron el himno del país africano para así comenzar con la entrevista, muchas personas estaba ansiosas por conocer al chico, ninguno de los representantes de América o Europa había peleado con algún luchador de ese continente, así que sería algo novedoso e interesante de ver.

-De Burkina Faso – Andry Igiebon-por fin comenzaba la segunda jornada de entrevistas, Andry se veía como un chico medianamente alto, de ojos de color castaño oscuro y una tes negra, tenía el cabello rojo con dreadlocks muy llamativo, llevaba puesta una camiseta blanca con franjas negras, un collar con una pezuña de cebra en el cuello o por lo menos eso se veía a distancia, usaba unos pantalones negros cortos y unas sandalias negras, era de esperarse que llevase estos por el calor que había en la zona, aunque también podría ser porque ese era su estilo propio.

-Hola, lo siento mucho, pero no tengo mucho que ofrecerles, ¿aun así quieren hacerme la entrevista?-se notaba que Andry creía que el grupo de entrevistadores estaría incomodo en el lugar, ya que no habían muchos lugares en donde sentarse, a su vez, como no había estado hace mucho tiempo en el lugar, no tenía agua ni ningún tipo de alimento que ofrecer, aunque esto ya lo sabía el equipo y solo querían continuar con la entrevista-de acuerdo, tratare de que la entrevista sea rápida para que así no tengan que estar tan incomodos ni mucho menos, mi nombre es Andry Igiebon, tengo 23 años y soy de la ciudad de Bobo Dioulasso aquí en Burkina Faso, bueno, lo era hace mucho tiempo, hace mucho que no vivimos aquí y aprovechare de llevarme algunos recuerdos familiares que se nos habían quedado como fotos y algunos emblemas.

Algunas personas sintieron algo de tristeza al ver la forma en que vivía el chico burkinés, se notaba que no había pasado una muy buena infancia o por lo menos eso mostraba el lugar, no había dudas que la situación en Burkina Faso era muy dura, considerando que el la ciudad que tiene más atractivo turístico y tiene un poco más de dinero es Bobo Dioulasso, aunque esto solo era lo que se podía observar por fuera del país, quizás las ganancias no eran tan grandes como la gente creía, aunque eso no quitaba la tranquilidad a Andry.

-En la actualidad vivimos en Francia junto con mis padres, fuimos bien recibidos allá luego de que supieran sobre de quien era yo realmente y lo que representaba para mí país…-el equipo quedo algo anonadado con este comentario, no sabían cómo Andry fuese considerado tan importante para su país si hace poco se dieron a conocer los participantes al torneo internacional y de que se trataría el mismo, prefirieron seguir escuchando la historia del chico burkinés para entender mejor las cosas-verán, cuando tenía 12 años las cosas eran horribles aquí en el país, la escases de dinero se hacia presente en cada esquina y solo podíamos consumir los alimentos que cosechábamos, pero aun así no era suficiente, sabrán que a un niño a esa edad necesitaba alimentarse un poco mejor o por lo menos era la manera que yo lo veía en ese entonces…

Varios de los representantes del país miraban fijamente la situación de Andry, se notaba que no lo había pasado muy bien en su infancia y que la pobreza le afecto de manera grave a su familia, no por nada menciono que, luego de un tiempo, se había ido hacia Francia para poder estar mejor económicamente y en el ámbito del alimento, por lo menos así lo veían Egipto, Sudáfrica y Ghana eran los que más apoyaban al joven africano, aunque los otros solo se quedaban neutros ante la situación, solo quería conocer sus habilidades de lucha más que otra cosa.

-Luego llego la sequía a la ciudad y al país entero, eso conllevo a que nuestros alimentos se redujesen enormemente, por lo que el hambre que ya tenía había aumentado o bueno yo creí que era hambre en un principio, pero la verdad es que ahora entiendo que solo se trataba de ansiedad y rabia por no poder brindarles algo mejor a mis padres, a mi país, a mi mismo, a todos…-Andry dio un fuerte golpe en la pared haciendo notar su pesar y su rabia, aun acumulaba gran parte de su ansiedad con el lugar en el que se encontraba, era como si los recuerdos de su mala vida en el país volviesen a resurgir como brotes de flores, el suspiro del chico burkinés dio a entender que ya se había calmado de alguna forma para poder continuar con la entrevista-cuando tenía 14 años paso algo peculiar, conocí a un anciano que venía de Angola, en parte me sorprendió ver que alguien quisiese venir a este país como su primera opción, pero cuando me di el tiempo de hablar con el supe que sus razones para llegar a Burkina Faso habían sido porque su familia antes había estado viviendo en Burkina Faso y que quería recobrar ese espíritu que alguna vez tuvo, esa parte no la entendí en un principio, pero el mismo me quito la duda cuando comenzó a mirarme detenidamente como si buscase algo.

La historia de Andry llamaba la atención de todos los espectadores del torneo, varias personas ya lo visualizaban como uno de los que podría seguir avanzando en la competencia por su convicción, aunque aun esperaban el saber su estilo de lucha y si este le serviría para poder enfrentarse a los fuertes contendientes que ya se habían presentado con anterioridad, ya que no eran oponentes que se debían tomar a la ligera, por lo menos si consideramos a Hanna la representante de Alemania, aunque era mejor seguir escuchando la entrevista de Andry para ver que más tenía que compartir con todos.

-Fue ahí donde mi vida dio un giro casi por completo, el me dijo que me enseñaría una vieja técnica africana que se practicaba en Angola, el Engolo, una técnica que combina los movimientos de la cebra con movimientos parecidos a los que se ven hoy en día en el Judo, fue algo difícil al principio el poder acoplarme a la técnica y poder entender más o menos los movimientos que tenían las cebras y el poder aumentar la fuerza de mis piernas casi al cuádruple de su capacidad, también mis agarres, cambiar por completo mi musculatura, todo era necesario para poder entrenar y poder dominar la técnica…-varios luchadores quedaron anonadados al escuchar la técnica de Andry, no muchos conocían de que se trataba el arte marcial y menos de como iba, solos los que vivían en el continente africano entendían más o menos de que se traba ese estilo y de como era que aumentaba la fuerza de la persona que lo practicaba-entrene con el anciano hasta que cumplí los 19 años, ya se notaba la gran diferencia que tenía mi cuerpo comparado a cuando solo tenia 14 años, era casi un cambio radical que pude notar con tan solo verme al espejo, fue cuando el anciano me entrego un collar que tenia la pezuña de una cebra, era pequeña, pero se podía sentir el valor que transmitía…

Ahora si comenzó a llamar más la atención de todos los televidentes, se notaba que Andry tenía un estilo muy singular que no muchos conocían y que podría ser la gran sorpresa del torneo, se podía ver que su masa muscular aún se mantenía intacta, no había detenido su entrenamiento aunque no estuviese con su antiguo maestro o por lo menos eso dio a entender ya que puso una cara algo triste al recordar a su maestro, como si lo último que este hubiese echo fuese el heredarle esa técnica al chico burkinés.

-Después comencé participar en varios torneos locales, gane cada uno de ellos sin mucho problema, aunque mi mejor desafío fue cuando comencé a participar en torneos que se realizaban para todo el continente africano, siempre quedaba en los 3 primeros lugares o me quedaba con victoria sin mayores inconvenientes, gracias a eso pude seguir mejorando como luchador y en la aplicación de mi técnica… y, cuando al fin pude reunir el dinero suficiente, tome a mi familia y me los lleve hacia nuestro nuevo hogar, Francia…-ahora se entendía las razones por las cuales fue bien recibido en Francia, se notaba que era alguien humilde y esforzado por sacar a su familia adelante frente a todo, lo que llamó la atención de la representante de Francia que tomaba una copa de vino mientras veía la interesante entrevista de Andry-quien diría que con tan solo 23 años haya logrado tantas cosas con solo fuerza bruta, fue entonces que, estando en Francia, escuche rumores sobre que se estaba realizando un torneo internacional, donde el ganador podría cumplir su sueño más grande y que Burkina Faso era uno de los países seleccionados, era como si algo me estuviese invitando nuevamente a ir a mi país.

Se notaba el entusiasmo de Andry cuando comenzó a hablar sobre el torneo internacional y de la opción que daba de poder cumplir el más grande sueño que tuviese el participante que se alzara como el legítimo campeón del TLF, fue ahí cuando se le pudo ver una leve sonrisa al chico burkinés.

-No lo dude ni un segundo, viaje hasta Burkina Faso para convertirme en el representante del país y me eligieron en un solo segundo, me conocían de otros torneos que participe y no vieron necesario el tener que hacer un torneo local para elegir al representante del país, todos ya me conocían como la zèbre errant o cebra errante, me pusieron así por mi collar y porque no me quedaba mucho tiempo en un solo lugar después de ganar alguno de los torneos-Andry se rasco la cabeza mientras miraba detenidamente a la cámara afirmándose en un viejo mueble en su espalda, tal parece que este ya estaba terminando con su entrevista y que ya su incomodidad se había ido muy lejos-quiero ganar para así volver a mi tierra, a mi querido país y así poder ayudar a todos de otra forma que no sea solo con los puños, darles alimentos, darles más suplementos para las medicinas, hacer todo lo que este en mi maldito alcance para ayudarlos y créanme cuando les digo que no dejare que me arrebaten de forma sencilla mi sueño… on se voit au tournoi.

La transmisión se cortó de golpe y la segunda entrevista se dio por finalizada, había sido una entrevista muy interesante para mucha gente, no solo por la historia de Andry, sino por el arte marcial tan novedoso que este venía a mostrar en el TLF, nadie quería quedar fuera de esta transmisión y menos considerando que los grupos de lucha aun no eran presentados a público, solo se estaba comenzando por mostrar a los luchadores para que todos pudiesen conocerlos más a fondo y pudiesen conocer las razones por las que quisieron entrar al torneo. El equipo se despidió de Andry con mucha cordialidad y se retiraron de la casa mientras que este se quedo recolectando varias cosas que aun quedaban en la casa, no quería llevarse todo para que así la casa no estuviese tan vacía ni mucho menos, pero sabía que esos recuerdos eran muy importantes para sus padres y que estos los querían cerca de ellos para así recordar con más cariño su país de origen. De pronto Andry se encontró con una foto muy particular que estaba llena de polvo, era una foto donde estaba este junto con el anciano mientras lo entrenaba en el arte del Engolo, lo que hizo que diese una sonrisa a la vez que le diese un suave cariño a la foto.

-Voy a hacer que te sientas orgulloso de mi, anciano…-Andry tomo la foto y la metió con las demás cosas en un bolso que este había traído, ya no había razones para quedarse aun en ese lugar, ya era hora de partir, pero antes de irse este pudo ver como la gente de la ciudad comenzó a aplaudirle y a felicitarlo por ser el representante del país, cuando la gran mayoría vio su entrevista y sabia las razones por las cuales este combatía en el torneo.

La sonrisa de Andry hizo que todos respondieran de la misma forma, era un momento que jamás creyó que iba a vivir nunca, fue algo mágico.

17 de enero de 20202, Sevilla, Comunidad autónoma de Andalucía, España.

Otro grande de Europa se estaba haciendo presente en el torneo internacional, al fin había llegado el turno de España, el país donde el futbol es uno de los deportes más vistos por todo el mundo, ya que tienen equipos del alto calibre como son el F.C Barcelona, Real Madrid, Atlético de Madrid, Sevilla, entre muchos otros equipos que tienen a una alta gama de buenos jugadores. También es el lugar donde viven la gran mayoría de los youtubers de habla hispana más grandes del mundo, pero esa era una información que no les concernía al 100% al grupo de entrevistadores, solo tenían que buscar a la representante de España que, curiosamente, no se encontraba en su hogar para el momento de la entrevista, pero si había dejado una nota en la puerta diciendo que estaría en el hospital San Juan de Dios y que ahí les podría hacer la entrevista.

No fue difícil para el equipo llegar al hospital, estaba a solo unas calles de la casa de la representante y era imposible el perderse siguiendo las indicaciones que les habían dejado en la nota. Todo el equipo de salud estaba algo impactado al ver al equipo entrar y armas su equipo de forma inmediata, debían estar preparados cuando llegase a pasar la representante de España. No pasaron ni dos segundos y la chica apareció ante los ojos de estos y pudieron comenzar rápidamente con la entrevista, todos estaban ansiosos de conocer a la peleadora con la que, tal vez, tendrían que enfrentarse en la fase de grupos.

-De España – María Carmen Gutiérrez-al fin se daba imagen de la chica, María se vestía como cualquier adolescente, usaba una chaqueta delgada de color verde con una polera de rayas negras con blanco debajo de esta, tenía pantalones negros con zapatillas rosadas, un detalle muy tierno para muchos, además llevaba un pequeño gorro que tapaba la parte superior de su cabeza, eso no evito que el equipo viese su hermosos cabello rubio que se notaba que era largo, sus ojos verdes oscuro y su piel blanca, no era una chica alta, media 1.62 cuando mucho, pero eso no quitaba que todos la viesen como algo muy tierno, aunque esto solo en su forma física.

-Pues coño, ¿Qué os ha hecho tardarse tanto? Es increíble, gano el torneo local para convertirme en la representante de España y para colmo ahora debo hacer una puta entrevista de la cual no quería ser participe, en fin, las vueltas que da el puto mundo, ahora me tienen aquí dando una entrevista como si fuese una puta celebridad o algo-se notaba que María era una chica con una actitud fuerte, no le daba miedo de mostrarse tal cual era y más si se tenia que mostrar como alguien seria o agresiva, prefería mostrarse así que ser vista como alguien débil por los demás, aun así la gente no podía molestarse con ella por su actitud, ya que le veían todo el derecho del mundo a sentirse así-bueno, como sea, sigamos con esto, mi nombre es María Carmen Gutiérrez, tengo solo 24 años, soy de la ciudad de Sevilla en la comunidad autónoma de Andalucía aquí en España, bonito, ¿no lo creen?

María aprovecho de sentarse en uno de los asientos de espera dejando su mochila a un costado de esta, se notaba que no estaba muy cómoda al dar esa entrevista, pero también entendía que era necesario para que la dejasen participar en el torneo, no podía darse el lujo de ser eliminada antes de que comenzara el torneo internacional. La chica española dio un leve suspiro mientras se volvía a rascar la cabeza, la gran parte de los representantes miraba esta situación como algo extraña, sentían que María ocultaba algo y que por eso se comportaba así.

-Pues bien, digamos que no me interesa mucho eso, todo eso no me aparece en lo más mínimo, sobre todo si esta misma ciudad me recuerda a mis padres…-se notaba una leve tensión por marte de María al mencionar a sus padres, era claro que había una tensión en ese asunto que no había sido solucionado en su momento, lo que llevaba a que la chica española se comportara de esa forma-verán, cuando tenía 8 años vivía con mis padres, eran los típicos que querían un futuro prometedor para su princesita, o sea que no fuese una drogadicta, una alcohólica o que poco menos que se relacionase con el resto de gilipollas que van por ese mal camino de la vida…

Había un gran aumento de espectadores al mostrar la entrevista de María, todos querían conocer a la chica española y conocer su vida, además de saber como logro quedarse con el lugar para el torneo. En varias zonas de Europa, Alemania, Rusia, Francia y Portugal, miraban con mucha atención a cualquier información que les pudiese ser de ayuda para el torneo internacional, querían verificar si hubiese algún pequeño dato que les pudiese servir para poder derrotarla o algo por el estilo, solo restaba seguir prestando atención a todo lo que pudiese mencionar María.

-Pues bien, digamos que lo lograron, bueno hasta que por fin pude cumplir los 16 años, ahí las cosas cambiaron y papi no pudo detenerme todo el tiempo, a menos de que lo hiciese con un arma en la mano o algo parecido, no eran tan fácil el controlarme a esa edad y menos cuando yo quería salir con ms amigos que tanto me había costado tener-María apretaba los puños al comentar esto, al parecer el tener amigos no estaba en los planes de sus padres y eso hacía que se sintiera sola, no podía comunicarse con nadie a menos que fuese aceptado por sus propios padres, era una situación que se le escapaba de las manos a la chica española, una situación que logro revertir cuando pudo cumplir los 16 años-aunque más de una vez me ha tocado un hombrecito que cree que puede hacer lo que se le plazca conmigo, por suerte recuerdo esos malditos años en donde mi padre me metió a practicar un arte marcial, en este caso el Hapkido, digamos que las influencias de mi padre ayudaron a que me tocaran los mejores maestros para que me enseñaran lo básico y que pudiese luego desarrollarlos como una defensa personal, créanme que pocos son los que se meten conmigo al día de hoy luego de lo que les termino haciendo.

Por fin se pudo ver una pequeña sonrisa en el rostro de María, era una sonrisa muy bella que hizo que todos la encontraran mucho más tierna de lo que ya la veían, pero con un temperamento algo difícil de controlar, no cualquiera podía acercarse a esta y mucho menos propasarse, era un arma de doble filo que no quería tener de enemigo ni mucho menos o por lo menos así lo veían la mayoría de los participantes del TLF.

-A veces, cuando me quedaba en casa, siempre veía videos en YouTube, desde videos de Willyrex hasta Auronplay, pero si me preguntáis a mi quien es el mejor de toda España ese sería sin dudas el Rubius, nunca había conocido hombre tan gracioso en toda mi vida y el me motivaba a ser yo misma costase lo que costase, aunque eso luego me pasaría la cuenta…-la tierna sonrisa de María se apago de golpe, al parecer había pasado algo que la tenía demasiado preocupada y eso explicaría las razones por las cuales estaba en el hospital justo el día de la entrevista, era algo triste el ver lo que había vivido la chica española, pero aun quedaba entrevista para saber más cosas-cuando se anunció el torneo internacional, mi deseo principal era el poder volverme una gamer profesional, así tendría el placer de conocer a grandes de la industria, principalmente a él Rubius, pero… desgraciadamente eso no se pudo concretar… entre con un amigo al torneo local que se realizó en Barcelona, ambos luchamos con todas nuestras fuerzas para quedarnos con el lugar en el TLF… pero el fue apaleado por un tipo más grande que él, ese tipo era conocido como el toro enardecido

La historia de María hizo que Alexis quedara sorprendido, al parecer él no había sido el único que vivencio una situación como esa, en su caos al chico chileno le toco el ver a su hermana casi apaleada por un ser más grande que esta que casi la mata con sus enormes puños, así que entendía a la perfección como se sentía la chica española con respecto a eso, pero de igual forma quería saber más detalles de la situación de su amigo, si se encontraba bien o no, aunque la cara de María hacía dilucidar que era todo lo contrario.

-Créanme que n salió con pocas heridas de ese combate, ese maldito bastardo era un profesional, se notaba que disfrutaba con el dolor ajeno… hasta que le toco enfrentarse a mi en la final… era mi oportunidad de vengarme de lo que le hizo a mi amigo…-María apretó los puños y se levanto de golpe mirando a las cámaras, el rostro de ira de la chica española hacía que todos se sintiesen intimidados, era casi como ver a un animal salvaje cazando a su presa-logre derribarlo después de un par de golpes y me quede con el boleto para representar a mi país en el torneo internacional… luego, cuando fui a ver como seguía mi amigo, me entere de que había caído en coma… al ser que yo consideraba mi hermano gemelo lo habían dejado como un puto vegetal, sin poder decir nada, fue un dolor horrible…. Os haré una pregunta, ¿Qué hubieseis hecho vosotros en esa situación? ¿vosotros hubieseis soportado el ver a alguien de su familia en ese estado? Claro que no, nadie en su sano juicio lo haría….

Algunas lágrimas comenzaron a caer por el rostro de María, la situación se había vuelto más tensa de lo que se había especulado, muchos de los representantes sintieron el dolor de la chica española, sobre todo Alexis y Simone, quienes ya había pasado por situaciones similares con sus respectivos hermanos, no era una situación linda para ninguna persona y mucho menos si se trata de un ser amado. María se limpio el rostro y tomo algo de aire para continuar con la entrevista.

-Estuve a punto de tirar la toalla y no continuar en el torneo, pero decidí seguir para poder encontrar la forma de revertir lo que le paso a mi hermano, cueste lo que me cueste, daré con esa maldita cura y no dejare que nadie se interponga en mi camino…-María estaba a punto de salir del lugar para dar por terminada la entrevista, pero justo vio uno de los carteles que le pedía algo que no había mencionado en la entrevista y eso era lo que hacía falta para que esta fuese libre de hacer lo que quisiese-¿alias? Bueno, luego de haber vencido al toro enardecido, todos comenzaron a llamarme la torera, pero no me gusto ese nombre para nada, así que preferí que me conocieran como me llamaban mis amigos del mundo de los videojuegos, la reina lince, creo que suena mucho más malote, ¿a que sí? Pues bueno, que se preparen mis oponentes que voy a derrotarlos a todos, nos veremos en el torneo pringaos…

La transmisión termino de golpe y se dio por finalizada la tercera entrevista, María salió del lugar sin despedirse del equipo de entrevistadores, se notaba que había quedado algo mal luego de contar todas sus cosas al publico de todo el mundo. La chica española comenzó a caminar rápidamente hacia su hogar con su vista siempre al frente y levantada, no quería demostrar que había quedado mal o algo luego de la situación de la entrevista, pero las cosas no se le iban a poner fáciles cuando llegase a su hogar, ya que su padre la estaba esperando en la puerta con una cara poco agradable.

-¿Así que eso era lo que estuviste haciendo? ¿creyéndote la malota y entrando a un puto torneo internacional? ¿en que cojones estabas pensado María?-el padre de María comenzó a gritar a todo pulmón, no le importaba si la gente de los alrededores lo viese como un loco o como si estuviese pasando una situación algo más grave-al parecer no te quedo claro que te quería fuera de ese maldito mundillo, ¿acaso no sabéis todo lo que te puede pasar ahí?

-Cierra la boca de una puta vez, ahora te haces el preocupado por mí, cuando te necesite de verdad estuviste muy lejos de mí, solo te preocupa tu maldita imagen ante tu circulo, jamás te importe yo…-María recibió una cachetada de su padre haciendo que esta quedase anonadada por unos momentos, jamás había recibido un golpe por parte de ninguno de sus padres, era la primera vez que sintió una verdadera furia hacía su padre-vuelve a ponerme un dedo encima y te dejare la boca sin dientes…

-No me amenaces mocosa… sino…-en un parpadeo María tenía su pierna cerca del cuello de su padre haciendo que este cayese al piso asustado por lo que podría haberle sucedido, solo pudo ver como la chica española tomaba sus cosas y se alejaba del lugar-¡si te vas ya no podrás volver! ¡te lo advierto María!

María siguió caminando sin mirar hacia atrás, solo quería alejarse lo más rápido posible de ese lugar para no tener que volver el rostro de su padre y menos el de su madre, quien no hizo nada para ayudarla, se había quedado sin familia, aunque ella ya tenía una nueva familia que realmente la apreciaba tal como esta era.

17 de enero de 2020, Portmore, Santa Catherine, Jamaica.

La jornada estaba a punto de terminar y ya era hora de comenzar con la última entrevista, todos seguían expectantes para seguir conociendo a los participantes del torneo, en esta ocasión el nuevo grupo de entrevistadores se encontraba en Portmore, Jamaica, una hermosa ciudad costera donde se podía sentir el clima tropical que invadía el cuerpo de todos los visitantes. La ciudad estaba muy animada de poder ser participe del torneo, todos estaban muy ansioso por conocer a su campeón y ver como sería el estilo que este poseía para enfrentarse a los grandes enemigos del mundo. No fue difícil el encontrar el hogar del representante de Jamaica, estaba justamente cerca de la playa y se podía ver a mucha gente animada que compartía con un chico jamaiquino muy alegre, no les quedo dudas de que el era el representante del país, no se demoraron nada en instalar todo el equipo en la playa y pudieron ver como el muchacho se acercaba con una enorme sonrisa mientras miraba a la cámara.

-De Jamaica – Darion Spooner-al fin había comenzado la última entrevista del día y todos estaban entusiasmados de conocer al nuevo peleador, Darion era un chico alto, de 1.83, de tes trigueña con un cabello castaño oscuro con rastas y unos ojos castaño oscuro, era muy alegra tanto en sus movimientos como en su risa, algunos pensarían que estaba drogado o algo, pero eso sería como darle un estereotipo al chico jamaiquino, usaba una camiseta amarilla con rallas verdes como la bandera de Jamaica, pantalones de gimnasia largos de color blanco y usaba sandalias de color verde, además llevaba puestos unos guantes negros sin dedos, como si estuviese entrenando o algo.

-Al fin llegan hermanos, ya pensaba yo que se iban a olvidar de mi o algo por el estilo, se que no soy tan importante como Francia, Estados Unidos o Alemania, pero créanme que este jamaiquino que tienen en frente no tiene nada que envidiarles a esos luchadores, menos el tenerles miedo, respeto si, pero miedo jamás-se notaba que Darion era una persona arriesgada, no le molestaba el tener que decir el nombre de los países que le parecían más interesantes y más cuando recalca que no les tiene nada de miedo, para el son otros luchadores a los que hay que respetar, pero que no debe dejarse rebajar por ninguno-mejor comencemos con esta fiesta o bueno entrevista, discúlpenme, pero soy demasiado animado, me gusta estar así, es mejor que estar triste…

La sonrisa de Darion impregnaba de felicidad a todos, era muy notorio que era una persona demasiado animada, no se podía mantener quieto por nada del mundo, siempre trataba de estar en movimiento como si fuese demasiado ansioso o algo por el estilo, aunque los demás peleadores sentían que había algo más en sus movimientos, como si este siguiese entrenando de alguna forma con cada movimiento que iba haciendo, aunque esto solo era una suposición, quizás solo era un chico que le gustaba moverse de esa forma.

-Bueno, me presento ante ustedes, mi nombre es Darion Spooner, tengo 23 años y soy de la ciudad de Portmore aquí en Jamaica-todo el mundo a las espaldas de Darion comenzaron a aplaudir y a gritar al ver que este se estaba presentando, obviamente desde una distancia considerada para no tener que interrumpir esa importante situación, no querían que nada saliese mal ni mucho menos, todo el grupo de atrás quería que el mundo conociese al chico jamaiquino y su historia-como verán es una ciudad tranquila dentro de todas las cosas, no solo está por supuesto, si no todo el hermoso país en sí, les recomiendo ir a las playas si tienen la posibilidad después de hacer la entrevista, créanme que no se van a arrepentir.

El rating seguía subiendo más y más, se notaba que la presencia de Darion hacía que todos se sintieran super animados, no podía perder la posibilidad de conocerlo mejor, inclusive muchos países, contando los mencionados por el chico jamaiquino, se mostraban mucho más interesados mientras realizaban algunos leves ejercicios, no podía darse el lujo de dejarse estar aun con el proceso de entrevistas, debían hacer todo para poder ganar el torneo internacional a como diese lugar.

-Bien, ahora que saben al menos mi nombre, creo que es tiempo de explicarles mis razones para querer participar en el torneo internacional, así sabrán la razón por la cual soy tan alegre y positivo-al parecer Darion llevaba consigo un enorme secreto, quizás esa era la razón por la cual no pudiese parar de sonreír aunque la situación no lo ameritase, quizás había algo que lo influenciaba a ser de esa forma, podrían ser sus padres o tal vez sus hermanos-por mucho tiempo, mi tierra ha sido considerada como el centro de la hierba o algo por el estilo, lo cual no está del todo lejos de la realidad, desde músicos, actores, futbolistas, todos ligados aunque sea a un consumo de la bien conocida cannabis.

Muchos comenzaron a especular que, quizás, Darion hubiese pertenecido a ese mundo de la droga, eso explicaría la manera de comportarse de este, aunque quizás esto solo fuese una especulación muy mala considerando que el chico jamaiquino se notaba como una persona de buen corazón, no como alguien que fuese malo o que estuviese ligado con un mundo como ese, por lo menos así lo veían los participantes del torneo, no querían hacerse con especulaciones, solo querían comprobar la historia de este y de cual era su estilo de lucha.

-Ahora es mucho más fácil el tener una planta para uso personal, no en grandes cantidades, sería algo descabellado el pensar que tienes más de esas cosas, ¿no lo creen? Pero, en fin, en el pasado no era como lo es hoy-cada vez aumentaba más la incógnita de si Darion consumía o no drogas, aunque sería ilógico pensar esto, ya que no podría estar participando en el torneo internacional de estar consumiendo esas cosas o quizás algo más fuerte, fue cuando el chico jamaiquino dio una pequeña risa-tranquilos, yo no consumo marihuana, menos ahora que debo ir al torneo, pero lo que si les puedo decir fue lo que ocurrió cuando yo tenía tan solo 15 años…

Al fin las dudas se habían disipado, varios se sintieron mal de juzgar a Darion de esa forma, no era algo correcto, además se entendía que el consumo de esa droga en particular puede ayudar a cuidar la salud de una persona o para poder tenerlo más relajado, ya que había situaciones donde era necesario el poder estar más tranquilo con la vida y no tan estresado, el chico jamaiquino parecía entenderlo, pero aun así quedaba la puerta abierta a saber que era lo que había sucedido en su pasado para que este comenzara a hablar de la cannabis.

-En esa época, la marihuana era considerada aun como algo ilegal, no se podía consumir en ningún lugar, es por eso que había vendedores de drogas por las zonas que podían conseguir estas cosas en gran cantidad para el consumo personal o para compartirlo en fiestas, ese no era el verdadero problema, el verdadero problema fue que empezaron a traer drogas más fuertes, lo que conllevo a que fuese una fuente dañina para nuestra sociedad tan tranquila-aun contando esa historia, la sonrisa de Darion no desaparecía en ningún minuto, era como si no pudiese cambiar su mueca de felicidad o quizás no quería hacerlo, todo era aun extraño y las respuestas solo iban apareciendo en partes-eso fue lo que se llevo a mis dos hermanos mayores, los dos idiotas se metieron con la gente equivocada para empezar su propio negocio de venta de drogas ilícitas, más fuertes que la marihuana, no sabían bien como hacer las cosas y le vendieron las drogas a las personas que no debían, lo que llevo a que los asesinar en un abrir y cerrar de ojos solo porque la droga que les dieron a esas personas los llevaron a pensar que estaban frente a unos animales salvajes y no unos humanos, por lo que se defendieron usando armas de fuego sin dudarlo ni un segundo.

Se pudo ver como levemente Darion apretaba sus puños, pero no desaparecía su sonrisa, era como este no quisiera que esa alegría es esfumase de golpe, quería mantenerse así en toda la entrevista, aunque eso conllevase a que todos quedaran algo extrañados por verlo así, ya que no era normal que alguien, contando como murieron sus hermanos, estuviese sonriendo como si nada hubiese pasado.

-Eso me hizo caer en una fuerte depresión por casi 3 años, con un intento de casi quitarme la vida, en más de alguna ocasión pensé en caer en las drogas, pero me rehusé, solo estuve en una oscuridad horrible que no me llevaba hacia ningún lugar…-varias lágrimas comenzaron a caer del rostro de Darion, aunque la sonrisa seguía estando ahí, no desaparecía con nada, pero este no quería cortar la transmisión, quería continuar con la intensa entrevista hasta el final, se limpio el rostro y siguió mirando con una sonrisa a la cámara-fue cuando mi madre me inscribió en clases de Full Contact, donde aprendí una nueva manera para distraer mi mente y alejarla de la oscuridad para que no me siguiese consumiendo, además de esos sentimientos de quitarme la vida, les juro que jamás en la vida me había sentido tan feliz como cuando comencé a practicar esa arte marcial, participar en torneos y esas cosas, me fui haciendo popular en todo el país, incluso en los video jugadores que me comparaban con un personaje de Street Fighter, un tal Dee Jay, todo por la gran sonrisa que mostraba cada vez que luchaba, aunque los otros habitantes de Jamaica me conocían como the smiling barracuda o mejor dicho la barracuda sorniente, todo por la velocidad y la letalidad de mis golpes cada vez que peleaba, además de la enorme sonrisa que siempre tengo.

Ahora se podía entender la razón por la que Darion sonreía siempre, trataba de seguir adelante y preocuparse de su felicidad, no podía quedarse en el pasado o si no la oscuridad, como el bien menciona, lo consumiría y lo llevaría a una muerte segura. María quedo algo sorprendida al escuchar el nombre de Dee Jay, ella era una fanática de la saga de Street Fighter, por lo que al ver mejor al chico jamaiquino lo pudo visualizar con ese personaje, era algo que la hacía reír un poco.

-Cuando supe del torneo, no lo dude ni un solo segundo y me presente para ser el representante de mi país para así poder cumplir mi sueño de poder terminar con los vendedores ilegales de mi querido país-Darion dio unas volteretas en el aire haciendo que todos quedaran sorprendidos y volviesen a gritar de emoción al ver esto, se notaba que les causaba mucha felicidad el verlo así de animado, no querían que eso desapareciera por nada del mundo-así que espero que el grupo que me toque sepa que no seré un oponente fácil de vencer, see you in the tournament brothers and Sisters.

Al fin la última entrevista había finalizado y con ella el quinto día de entrevistas, el día estuvo lleno de grandes participantes que llenaron el corazón de todos tanto para bien como para mal, más con el último que los llenos por completo por su manera de ser y la gran sonrisa que llenaba de alegría a todos, era algo que todas las personas necesitaba. Darion se despidió del grupo de entrevistadores y se acerco adone estaba su grupo para comenzar nuevamente con la fiesta, se notaba que el hablar de la situación de sus hermanos no le había quitado su espíritu ni su sonrisa, solo lo había motivado para seguir siendo el mismo y no dejar que nadie se pusiera en su camino, aunque quizás solo quería hacerse el fuerte por fuera para que nadie tuviese que vivir lo que el vivió, aunque eso tal vez solo sea una especulación como había sucedió anteriormente.

17 de enero de 2020, Monte Everest, Tibet, Nepal.

Una gran tormenta pasaba por los alrededores de la montaña más grande del mundo, cualquier persona sabe que esta en ese lugar sería una muerte asegura y que nadie lograría sobrevivir ni por suerte a la gran ventisca que golpeaba la montaña, aunque quizás la locura le podría haber llegado a un chico que se encontraba en la punta del Everest meditando, era algo extraño considerando que el clima era horrible.

-"Con que hay luchadores increíbles en este torneo… va a ser algo interesante el poder enfrentarme a ellos…"-el chico se levanto de golpe y dio una fuerte patada en la punta del Everest haciendo que las nubes debajo de este se disiparan en un solo golpe, era algo que no cualquier ser humano podría lograr, pero se notaba que este era una excepción a la regla.