Bruno casi nunca usaba transporte público, lo abrumaba estar entre tanta gente así que siempre tomaba taxi. Pero ese día fue distinto, ni siquiera lo pensó solo salió de la oficina directo a la estación del metro. Iba muy lleno y tuvo que ir de pie pero no le importo, estaba como ido.

Tan solo unos momentos antes Jorge su compañero de trabajo y amigo, o más bien ex amigo, le había confesado algo que lo descolocó por completo. Su esposa Susana, lo estaba engañando con él.

- Te juro que yo no quería hacerte daño. Solo paso - fue lo último que escuchó de él antes de levantarse de su escritorio y salir de ahí.

La verdad es que mientras mas lo pensaba en su camino de regreso a casa menos le sorprendía. Susana y él habían tenido demasiados problemas, unos días discutiendo sin parar y otros sin dirigirse una sola palabra. Sabía que lo mejor era divorciarse pero no lo hacía porque una parte de él se aferraba a los buenos momentos, a esos en donde parecía que ella aún lo amaba.

Abrió la puerta y dejo sus llaves en la mesita de la entrada como hacia todos los días. Se dirigió a la cocina y se sirvió un vaso de agua.

- Entonces ya lo sabes - ni siquiera se inmutó al escucharla.

- Si.

- Creo que lo mejor es que me vaya - respondió ella fríamente - ya hice mis maletas y llame a un taxi, luego vengo por mis otras cosas.

- ¿Porqué lo hiciste? - preguntó por fin Bruno mirándola a los ojos.

- ¿Importa? solo pasó y ya.

- Lo mismo dijo él.

- Bueno pues ahí lo tienes - soltó Susana y se dio la media vuelta dispuesta a irse.

- Pero ¿porqué? - insistió Bruno, pensaba que no le importaba pero ahora al verla ahí frente a él con esa actitud tan indiferente quería saberlo todo - quiero decir, se que teníamos problemas pero nos amábamos ¿no?

- No - respondió ella secamente - se que no es lo que quieres escuchar pero ya que lo sabes es mejor que sea honesta. No quería lastimarte por eso no me iba, no porque te amará deje de hacerlo hace mucho tiempo y en medio de todo eso Jorge apareció.

- ¿Y a él si lo amas?

- ¿Porqué te haces esto? Sabes la respuesta pero ya que insistes tanto te lo diré. Si, a él si lo amo yo por ti ya no siento nada. Lo siento se que esta no era la mejor manera de terminar y si de algo me arrepiento es no haberme ido antes pero las cosas ya están hechas y no puedo dar marcha atrás.

Bruno no dijo nada le dolía escuchar todo eso, pero al mismo tiempo era lo que quería desengañarse de una buena vez. Susana le estaba diciendo claramente que ya no sentía nada por él destruyendo por completo toda esperanza de recuperarla además quedaba claro que prefería mil veces estar con Jorge. Ya no lo amaba ya no sentía absolutamente nada por él y tenía que aceptarlo.

El taxi llegó, Susana tomó sus maletas y salió de ahí sin mirar atrás. Bruno caminó detrás de ella hasta llegar al marco de la puerta y la vio irse. Para colmo comenzó a llover mientras eso sucedía y se sintió como en esas películas románticas en donde el chico ve marcharse a la chica, pero luego decide salir corriendo a buscarla y todo se arregla. Él no iba a hacer eso, en su historia no había un final feliz, solo era un final.

Susana sin embargo en cuanto arrancó el coche comenzó a llorar. Sabía que había sido muy dura, pero también sabía que sino se mostraba así, tan insensible, no sería capaz de irse y tenía que hacerlo no se merecían seguir viviendo así. De todos modos, estaba segura de que ese dolor pasaría y que ambos encontrarían la manera de salir adelante. Siempre lo hacían.