Capítulo 1

-Espero que sea algo de verdadera importancia detective- Dijo Violeta Serenty con un tono de voz que, aunque cordial, era incapaz de ocultar su molestia- Me tomó varias semanas redactar el examen perfecto para mis estudiantes y no me hace mucha gracia tener que salir de la sala y darles una oportunidad de copiarse.

-No la molestaríamos si hubiera una alternativa Doctora Serenty- Dijo el flacucho agente de investigaciones al ver que Violeta mantenía la mano sujeta a la manilla de la puerta- Pero necesitamos de su ayuda en un caso que se ha complicado más de lo que esperábamos, y créame, ya era de por sí complicado.

-¿Cómo dijo que se llama?- Preguntó la mujer brindándole al detective una mirada que le daba la impresión de estar siendo pasado a través de un escáner sicológico.

-Ah, sí, por supuesto- Dijo el detective con una voz amistosa mientras sacaba su placa y se la mostraba- Ernesto Díaz, de la brigada especializada en detección y erradicación de instalaciones oníricas clandestinas.

-¿Las hay de otra clase?- preguntó Violeta levantando una ceja que dejaba ver las arrugas de su frente

-Sí bueno, la brigada se creó cuando todavía las había legales, de hecho es por esas últimas que vinimos aquí ¿No Sergio?

-Sergio Moria doctora Serenty- dijo el segundo detective de apariencia mucho más seria que el primero mostrando su placa- Hemos venido porque necesitamos sus habilidades en unos cuantos soñaderos que hemos descubierto últimamente

-Su brigada se ha encargado de ellos perfectamente durante los últimos treinta años, y según recuerdo fue su mismo fundador quien me dijo que lo mejor que podía hacer para ayudarlos era hacerme a un lado y dejar que los "profesionales" hicieran su trabajo.

-Sí, bueno, el general Medina era un tanto malas pulgas- Dijo Díaz en tono conciliador.

-Destrozó por completo mi laboratorio de sueño –Dijo Violeta con ira contenida- Tuve que reescribir mi tesis desde cero porque según su informe oficial, que tan amablemente hizo llegar al decano de mi facultad, tenía un "riesgoso conocimiento del sistema ONIRIX" ¿Y ahora ustedes me dicen que precisamente por ese riesgoso conocimiento requieren de mi apoyo? Bien, déjenme decirles algo, el sistema onirix ya no existe, esos soñaderos clandestinos no son más que aisladas y malas copias de lo que fue el sistema original.

-Eso creíamos nosotros doctora -dijo Ernesto- Hasta el día de ayer en que nuestros técnicos nos confirmaron que tres de los soñaderos que hemos descubiertos en los últimos meses están conectados entre sí de tal forma que comparten los escenarios y los metadatos de la misma forma que lo hacía el sistema ONIRIX original, de hecho, parece que el sistema se ha implementado utilizando el mismo código fuente.

-Eso es ridículo, trabajé con el sistema ONIRIX hace treinta años cuando preparaba mi tesis de pregrado y ya entonces se podía correr sólo en máquinas de 128 bits y con problemas de compatibilidad, y como sabrá, los procesadores cuánticos de 512 bits actuales tienen bloqueos de fárbica que les impiden crear redes tipo ONIRIX, los únicos equipos que podrían establecer una red de ese tipo están en museos o con mucha más posibilidad enterados junto con la chatarra de algún vertedero.

-¿Equipos como este?- dijo Sergio mostrándole una foto en la que se apreciaba lo que tal vez fuera una torre IBM de principios de siglo con el logo "intel pentium 4 X64" y otro que rezaba "diseñado para windows XP"

Violeta abrió los ojos como platos, no había visto equipos tan viejos desde sus tiempos en la universidad y ya entonces eran equipos con sesenta años. La razón de que se ocuparan estos en lugar de los procesadores cuánticos multinúcleo era que la tecnología ONIRIX original se encontraba prohibida o limitada en varios países del mundo cuando los procesadores de 128 bit aparecieron, por lo cual las empresas de hardware habían comenzado a poner bloqueos de fábrica en sus unidades y si bien unas cuantas personas podían implementar un sistema tipo ONIRIX a pequeña escala, si disponían de los materiales y el conocimiento necesarios, jamás podrían conectarse con otro nodo del sistema para crear una verdadera red con todo lo que ello implicaba, la verdad es que sin equipos de 64 bits funcionales, sólo podían ser, como la misma Violeta lo había indicado "aisladas y malas copias", pero ahí estaba un Pentium 4 en perfectas condiciones en una foto que no parecía vieja ni retocada.

-Denme un momento -Dijo Violeta entrando a su aula en la que los estudiantes parecieron moverse por un breve instante para adoptar de nuevo sus posturas originales ~Bueno, no podía culparlos por intentarlo~. - Atención por favor, el examen de hoy queda suspendido hasta nuevo aviso-.

Violeta salió de su aula entre vítores de sus estudiantes que no tenían ni idea que su "hasta nuevo aviso" planeaba llegar al día siguiente, cerrando la puerta con una sonrisa en los labios se dirigió a los detectives.

-Bien detectives hablen.

-En los últimos dos meses hemos descubierto tres soñaderos, eso es más de los que por lo general descubrimos en medio año- Dijo el detective Moria pasándole una carpeta de papel manila- Pero eso no es lo único extraño.

-Los tres soñaderos fueron descubiertos en las mismas condiciones, los operarios, o "areneros" como se llaman a sí mismos habían sido ejecutados con un único disparo en la cabeza- Violeta le dió un vistazo a las fotografías forenses dentro del sobre, pero pasó de ellas luego- Las consolas de acceso fueron destruidas así como los puertos internos y externos de los computadores con los que podríamos haber accedido al sistema y sin ellos nos hemos visto obligados a dejar a los soñadores en el mismo estado en que los encontramos.

-Momento, ¿Me está diciendo que esas personas llevan dos meses soñando?

-Eso es precisamente doctora- dijo Díaz- Y seré claro en esto, soñando, no dormidas, no en coma, soñando según hemos podido registrar con los electroencefalogramas. Puede verlo en las fotografías que siguen, esa es la instalación de hallazgo más reciente, como sabrá, ninguna mala copia del sistema podría alcanzar una estabilidad tal como para lograr esa cantidad de tiempo, y menos con tanta gente conectada ya que se caracterizan por ser inestables y provocar despertares prematuros.

-¿Y no han encontrado ninguna forma de despertarlos? -Preguntó Violeta aterrada- Creo que no tengo que decirles el daño físico y psicológico que podría causar un sueño tan prolongado.

-Somos conscientes de ello doctora y hemos tenido un equipo de médicos atendiendo sus cuerpos lo mejor que pueden, ya sabe, con alimentación intravenosa, cuidando que los catéteres que ya tenían no se infecten y esas cosas, pero recién ayer nuestros técnicos tuvieron resultados positivos, para ingresar a parte del sistema y de hecho, estuvimos a punto de despertar a los soñadores de ese lugar, pero entonces uno de nuestros muchachos nos dijo que los tres soñaderos estaban conectados y que seria tan peligroso despertar unos soñadores conectados a la red como despertar soñadores aislados con una máquina de electrochoque.

-Bueno, parece que sus técnicos están al menos suficientemente capacitados.

-No tanto como nos gustaría doctora- Dijo Moria- como sabrá, una red tipo ONIRIX sólo se puede apagar desde dentro y no tenemos registro de nade que sea capaz de manejar el modo DEBUG sin ser arrastrado por el sueño, nuestros chicos pueden manejar cualquier máquina, pero necesitamos a alguien que haya aprendido el modo "analógico" y allí es donde entra usted.

-Sabemos que colaborar con la institución que destruyó su investigación debe ser complicado para usted- dijo Díaz al ver que Violeta torcía el rostro- Pero recuerde que estamos hablando de tres soñaderos con veinte personas cada uno, personas que si bien no se encuentran en peligro físico podrían estar camino a la muerte cerebral o a un daño psicológico considerable mientras hablamos.

-Y no será la muerte que podrían desear esos adictos viviendo hasta el último momento sus fantasías- Añadió Moria- Los chicos luego de acceder al sistema pudieron ver que todos los miembros de ese soñadero en particular, aunque creemos que también los de los otros conectados a la red, han sido puestos en el modo Ágora.

-Sesenta personas conectadas en modo Ágora? – Preguntó Violeta incrédula- Ya en mis tiempos de estudiante el modo Ágora era extremadamente raro, los únicos que se interesaban por él eran los...

-Neobudistas- dijo Díaz adelantándose- Sí, eso es lo que tememos y hay más, como sabrá los computadores de principios de siglo eran muy ineficientes desde el punto de vista energético, lo que nos permite encontrarlos cuando vemos una curva de consumo elevado en la red eléctrica, haciendo comparaciones con períodos anteriores los técnicos calcularon que los soñaderos no deberían estar separados por más de un 3 kilómetros, pero los que tenemos están a nueve y veintiún kilómetros de distancia del primero lo que significa que al menos hay cinco soñaderos en la ciudad, dos de ellos desconocidos y si no descubrimos pronto su ubicación inevitablemente se les acabarán las soluciones intravenosas que mantienen sus cuerpos vivos, es por eso que la necesitamos doctora, las sesenta personas que hemos encontrado pueden mantenerse con vida mientras ideamos la forma de despertarlas sin fundirles el cerebro, pero hay por lo menos otras cuarenta allá afuera que se encuentran por completo indefensas y usted es la única que puede sacarlas del sueño.