En un lugar muy lejano, al este de aquí, hay unas islas. Dicen que aquel archipiélago es lo más cercano al edén en la tierra, poblado por los más deseados frutos prohibidos que podamos imaginar. Estoy hablando de Japón, el paraíso del automóvil, hasta que llega el momento de aparcar.

Allí podemos encontrar deportivos exóticos, extraños compactos, berlinas de súper lujo o unos pequeños coches muy curiosos: los Kei Cars. Hoy me voy a centrar en estos últimos, ya que son muy interesantes y originales, además, se habla muy poco de ellos. Son muy conocidos en occidente los clásicos Honda Beat, Suzuki Cappuccino, Mazda Autozam AZ-1 o, incluso, el Daihatsu Copen, pero ¿y los que se venden en la actualidad?

Fuera de Japón son vehículos extraños, casi de juguete, que parecen sonrientes y monos. Solo hay que ver alguna foto comparativa. Alguno ha llegado a Europa, pero era de manera puntual y normalmente con otras motorizaciones (porque los Kei Cars no pueden superar los 64 CV y los 660 cm3) más grandes, el cual es el caso del Daihatsu Copen o el Suzuki Jimny. El Suzuki Wagon R es otro ejemplo, pero en Europa no se vendió el Kei Car, sino el Wagon R+ (también como Opel Agila). Quizás el más importante es el Mitsubishi i-Miev (más conocido por las versiones de PSA: Citroën C-Zero y Peugeot iOn), ya que se ha usado en flotas de vehículos compartidos y empresas.

Curiosamente hay un par de Kei Cars con nombres desafortunados. Son ni más ni menos, el Nissan Moco y el Mazda Laputa. Son modelos derivados de diseños de Suzuki (MR Wagon y Kei, respectivamente). Quizás el segundo es el que tiene más curiosidades, ya que seguramente su carrocería le resulte familiar a más de uno y es que el Suzuki Kei era la versión Kei Car del Suzuki Ignis, también conocido como Subaru G3X Justy. Además, Mazda dice que el nombre Laputa proviene de una isla del libro de los viajes de Gulliver (no quiero imaginarme qué habría en esa isla).

Antes de hablar del mercado actual de Kei Cars en Japón hay dos cuestiones importantes por puntualizar: ¿qué es un Kei Car y por qué aparecieron? Básicamente es una categoría fiscal de automóvil más favorable con los impuestos que limita en tamaño y prestaciones a todos los vehículos que sean homologados en la misma. Ha variado a lo largo de los años, aumentando sus cifras para adaptarse a las nuevas generaciones de productos. Actualmente están limitados a un máximo de 3,4 m de longitud, 1,48 m de anchura, 2 m de altura, 660 cm3 de cilindrada y 64 CV de potencia. Además, no requieren de una plaza de aparcamiento en propiedad para poder adquirirlo (a diferencia de los coches convencionales en Japón).

Hay varios motivos que explican su aparición. El primero es económico, ya que el concepto se originó en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, con la comercialización de los primeros modelos a finales de los años 50. Tras los problemas ocasionados por la guerra, motorizar el país era una tarea complicada (tal y como estaba ocurriendo en muchos otros lugares por aquel entonces), en parte era una tarea que habían comenzado las motocicletas, ya que eran muy populares. La siguiente razón es demográfica, porque Japón es un país hiper poblado con altas densidades de población en sus grandes ciudades. Como ejemplo, el área metropolitana de Tokio tiene 38 millones de habitantes y la de Osaka-Kobe-Kioto tiene 20 millones de habitantes. Por lo tanto, los desplazamientos diarios en dichas urbes llegan a ser desproporcionados. Tampoco hay que olvidar el factor medioambiental, ya que Japón es un país muy castigado por la contaminación en las ciudades, y el replanteamiento del mercado del automóvil era clave para ello.

¿Y cómo son ahora? ¿Cómo han evolucionado? He reunido en esta lista a 51 Kei Cars, espero que no se me haya quedado ninguno en el tintero (no creo, pero son muchos). Se nota claramente que la principal ventaja de estos coches es el precio, que es sorprendentemente bajo (Japón suele tener precios bastante altos).

Es que son baratos de adquirir, de mantener y de utilizar; son de tamaño reducido, por lo que facilita su maniobrabilidad por ciudad al igual que aparcando; al tener motores pequeños, consumen poco y contaminan menos; y son una propuesta diferente, un producto original. Estos hechos se demuestran con el éxito que tienen en el archipiélago japonés. Los datos de ventas en 2019 muestran que los cuatro modelos más vendidos son Kei Cars (el de más éxito es el Honda N-Box) y del top 30, 10 son Kei Cars. Es sorprendente, pero deja claro que los compradores japoneses hacen sus compras con mucha lógica (el resto de modelos más vendidos son furgonetas de pasajeros de todos los tamaños, utilitarios y compactos). Como curiosidad del mercado japonés, el modelo de importación más vendido está en el puesto 54º y es el Volkswagen Golf.

Entonces me pregunto, ¿por qué no traer la categoría Kei Car a Europa? Si estamos tan preocupados por el medio ambiente y la congestión de tráfico en las ciudades, la mejor alternativa al complicado y caro coche eléctrico es esta. Más o menos las emisiones equivalentes (del sistema japonés al europeo y con las diferencias de mediciones de consumos y del propio combustible) de un Kei Car están entre 92 y 108 g/km (depende del modelo, ya que cuanto más cuadrado sea, más consumirá y mayores emisiones tendrá), lo cual es razonable para coches de gasolina.

Sé que mola más llevar a los niños al cole en un Q7 o un X5, pero también mola ir en un coche original (aunque sea más pequeño). Dudo seriamente que se consiga hacer algo así, de hecho, cada vez habrá menos coches pequeños. La mejor alternativa es la importación, no queda otra. Seguramente no sea muy práctico un coche para ciudad con el volante al otro lado (el cambio de marchas no es tan relevante, ya que la mayoría de Kei Cars son automáticos, CVT) y debe de ser un dolor de cabeza matricular en España uno de estos coches (quizá en Alemania o Reino Unido no pongan muchas pegas), además de caro y lento. Pero si hay empresas especializadas en importar coches nuevos de Estados Unidos y siguen teniendo precios razonables, ¿por qué no también con los Kei Cars?

He de reconocer que recopilando la información y las fotos para este video me he sorprendido y eso que ya conocía cosas sobre los Kei Cars e, incluso, había visto bastantes modelos. Habiendo analizado este curioso segmento estoy aún más convencido de que es una idea genial y me gustaría verlo en Europa (ya sé que me repito mucho con lo mismo). Si pudiera, me lanzaba sin dudarlo a importar uno (o dos). No lo descarto en el futuro. ¿Qué os parecen? ¿Cuál os gusta más? A mí todos, aunque si tuviera que elegir un par de ellos, serían el Suzuki Wagon R (o Mazda Flair, ya que son el mismo coche) y el Honda S660 (que es un auténtico pepino).